Si eres uno de los 6.000.000 de españoles que toma omeoprazol, lo que quiero contarte a continuación te interesa y mucho.

España está a la cabeza de la UE en el consumo de antiulcerosos/antiácidos. Así lo apunta el Ministerio de Sanidad que, señala que el incremento del consumo de estos fármacos se ha triplicado en los últimos años.

A esto, añade además, que el omeprazol está sobreprescrito en nuestro país y se considera que del 54% al 69% de las prescripciones, son inadecuadas.

De hecho, aún no he tenido la suerte de conocer a nadie a quien hayan recetado este tipo de medicamentos y, pasado un tiempo prudencial, el especialista de salud que en su día lo prescribió, pareciera haber olvidado por completo, retirarlo.

¿Son los medicamentos antiulcerosos la solución a tus problemas gástricos?

Rotundamente NO.

Si padeces ardores, reflujo y digestiones pesadas entre otras molestias estomacales, interpreta esto como una señal de alarma. El síntoma, forma parte del lenguaje que el cuerpo emplea para comunicarse contigo.

En la medida de lo posible, nunca deberíamos acallar estos mensajes con el empleo de fármacos. El cuerpo emplea una buena cantidad de tu energía vital para desencadenar el síntoma y así llamar tu atención para hacerte saber que algo, no marcha bien. Tenlo en cuenta!.

Vivir con molestias no nos gusta a nadie pero párate a pensar….¿si los síntomas no fueran desagradables, les prestarías atención?

Si en tu caso, las molestias no te permiten llevar tu vida con normalidad, te sugiero tomar antiácidos / antiúlcerosos durante un tiempo pero siempre, con el firme objetivo de abordar la situación desde otra perspectiva, paralelamente.

Mayoritariamente, la yatrogenia de la farmacología solemos pasarla por alto pero, es importante conocer los efectos secundarios del uso continuado de estos fármacos. Ignorarlos no hará que desaparezcan y a día de hoy, se sabe que están relacionados con….

  1. Déficit de Vitamina B12. Esta vitamina en particular, necesita el medio ácido natural del estómago para ser absorbida. Alcalinizando este medio a través de los fármacos, estamos a la vez inhibiendo la absorción de esta vitamina.
  2. Demencia asociada a la deficiencia de la vitamina B12.
  3. Pérdida de sueño.
  4. Diarrea y/ó vómitos.
  5. Dolor de cabeza.
  6. Aumento de fractura de cadera en personas mayores ya que, favorece la descalcificación ósea.
  7. Aumento en incidencia de neumonía, sobre todo en enfermos hospitalizados a los que se les prescriben estos fármacos. Se ha comprobado que dichos pacientes, muestran cierta sensibilidad para contraer enfermedades pulmonares.

Dicho esto, ¿hay algo en nuestra mano que podamos hacer para dejar de tomar estos fármacos y potenciar un estado de salud óptimo incluyendo tu propio bienestar gastrointestinal?.

Rotundamente SI.

Cualquiera que sea la enfermedad que padeces, siempre tienes mucho que hacer.

Adoptar una actitud pasiva frente a la misma esperando que el médico lo hago todo por ti, está totalmente desfasada. Tienes el deber para contigo, de formar parte activa en el proceso y esto, es algo que nunca me cansaré de repetir!.

¿En serio crees que esa persona de bata blanca que atiende a unas 80 personas de media al día, se va a implicar contigo en el proceso de tu enfermedad hasta el punto en el que tu lo harías?. Deja de confiar ciegamente y abre los ojos!.

Desde la perspectiva holística de la terapia higienista, siempre tratamos de ahondar en la raíz del problema. Identificar las causas que están provocando el desequilibrio estomacal, es imprescindible para recuperar ese equilibrio perdido.

Sólo y escúchame bien, sólo conociendo el origen de tu propia enfermedad, podremos a través del tratamiento, cooperar con nuestro organismo para favorecer su recuperación.

Llegados a este punto, me gustaría compartir contigo el testimonio de una extraordinaria mujer que en su día, decidió agarrar el toro por los cuernos, y aliarse con su propia enfermedad para lograr entenderla.

Te dejo ahora con Maria….

(Este es tan sólo un fragmento del generoso testimonio aportado por María. Me ha parecido interesante rescatar solo la parte que aborda el asunto al que hoy hago referencia….)

Pregunta: ¿Como era tu situación antes de iniciar el tratamiento?

Maria: Mi situación antes de iniciar el tratamiento era bastante complicada; tenia las digestiones malas, muy lentas, con muchos ardores, inflamación estomacal e intestinal, gases, cándidas en repetidas ocasiones y muy seguidas,  reflujo y ardores constantes. Apenas me daba tregua ni tan siquiera a la hora de dormir, lo que hacia que no pudiera descansar adecuadamente, ya que las digestiones eran lentas y dolorosas, por lo que sufría muchos despertares. 

Otros síntomas que se daban ademas del sistema digestivo, eran dolor de cabeza frecuente y a diario, mucosidad, dolor en articulaciones e incluso inflamación en piernas, como si estuviera reteniendo líquidos. A nivel de piel he padecido durante meses de rosácea en la cara, piel corporal extremadamente seca, picores y rojeces, y granitos en extremidades.

Finalizado el tratamiento…

Pregunta: ¿Cual es tu situación ahora?

Maria: Pues han desaparecido prácticamente la mayoría de los síntomas, vuelvo a dormir con un descanso real, lo cual me permite levantarme con mucha mas energía. Ya no tengo dolor en las articulaciones, la piel va mejorando cada día, ya no tengo rosácea en la cara, y la hidratación de la piel ha cambiado completamente. Los ardores han desaparecido por completo, y el reflujo también.

Ahora tengo una consciencia mucho mayor de como funciona mi cuerpo, de que necesita, de como nutrirlo y alimentarlo, de darle y permitirle descanso y dejar que se limpie cada día.  Curiosamente no he pasado nada de hambre, al contrario, me sentía y me siento satisfecha comiendo muchas menos veces porque ahora, es cuando mi cuerpo se esta nutriendo realmente...

No se trata de combatir contra tu enfermedad, ella siempre te enseña algo de ti y como tal, debes entender para qué está presente en tu vida.

Si al igual que María, llevas tiempo sufriendo diversas dolencias estomacales ya ves que tu situación puede mejorar considerablemente e incluso, llegar a remitir totalmente.

Para saber cómo, sólo tienes que contactar conmigo a continuación. Por favor, no desconfíes de lo que puedes encontrar al otro lado, tan solo estoy yo con mis ganas de ayudarte.

Con cariño,

Eva.

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Cuéntame un poquito sobre tu caso (requerido)