Lo sé, soy plenamente consciente. Uno de los productos a los que más nos cuesta renunciar cuando decidimos basar nuestra alimentación en el Reino Vegetal, es….(redoble de tambores)….¡eeeel queso!. No sólo lo se yo, y lo sabes tú, también es buena conocedora de nuestro gustos la industria alimenticia que se afana en descubrir nuevos sabores, formatos, clases y colores añadiendo a la ya extensísima lista de productos lácteos unos poquitos más.

Muy buenos días!.

La próxima vez que acudas a una gran superficie, te  invito a que abras los ojos y seas consciente de la enorme cantidad de productos lácteos y concretamente quesos a los que tienes acceso. Simplemente apabullante!!!.

El queso no es ni bueno ni malo, de hecho ningún producto alimenticio debería ser catalogado así. Son lo que son, ni más ni menos. Ahora bien, muchos de los que hoy podemos adquirir y entre los que se encuentran estos manjares, tienen poco o nada que ver con nuestra naturaleza y fisiología y, lejos de nutrir, desnutren.

Aunque te confieso que mi estilo de alimentación es bastante purista, también yo de vez en cuando me permito uno de mis caprichitos de esos que tanto me gustan y he aquí, donde entre líneas te digo, radica una posible solución a tus conflictos con la comida. No tienes por qué renunciar radicalmente a aquello que tanto te gusta comer, sólo mira si existe una versión un poquito más saludable y, tómalo ocasionalmente. Y en su versión saludable me refiero, a que no es lo mismo comprar un queso elaborado artesanalmente, de oveja ó de cabra, donde NO se maltrata al animal (este paso es totalmente innecesario) con ningún tipo de antibiótico, ni hormonas para producir más leche que, adquirir un pseudoqueso, atiborrado de nitratos y un sinfín de componentes que NO necesitamos, con apenas sabor y de muy dudosa fabricación.  Y aunque esta afirmación te sorprenda, que un producto pase los rigurosos controles alimenticios, ni de lejos significa que sea bueno para nuestra salud. Entre ambos conceptos existe una franja tan ancha que desde un lado apenas podemos ver el otro.

Así que, aunque no es un queso al uso, la receta que hoy te traigo merece una oportunidad…Por lo fácil, rápida y sencilla, por su versatilidad, por lo nutrientes que te aporta, por lo ligera que es y, por su sutil sabor a queso!!.

Queso Crema, ligero, 100% vegano, de textura cremosa y delicioso sabor!.

La calabaza está en plena temporada y esta es una de esas recetas que una vez pruebas, repetirás seguro. Puedes aligerarla un poquito y te servirá de salsa para un delicioso plato de pasta. Puedes dejarla más espesa y tendrás un delicioso paté. Con la textura que aquí te propongo, es ideal para dipeear con verduritas (brócoli, coliflor, zanahorias, rabanitos, endivias…). Pero es que también puedes utilizarla como bechamel para gratinar cualquier verdura al horno. Lo he probado y esta de-li-cio-so!.

Ya sabes, que puedes hacerte un fichero gastronómico con todas las recetas que encontrarás en esta web. Todas, absolutamente todas te las puedes descargar.

Descarga aquí la receta https://mailchi.mp/d7d0fdd98400/f4xcfvnqtl.

Para ti, para siempre y totalmente gratuita!!!.

Qué la disfrutes!.

Con todo mi cariño,

Eva.