¿Estás a dieta y no consigues adelgazar?

¿Sientes que a pesar de todos los esfuerzos, te cuesta soltar el exceso de peso ó lo haces a un ritmo muy lento?

Te enfadas y no entiendes por qué a pesar de ir al gimnasio, beber agua, dejar la cerveza y toda una larga lista de alimentos prohibidos… ¿consigues perder sólo unos gramos?

Cuando una persona decide “ponerse a dieta” para perder los kilos que le sobran, no solo pierde kilos, con estos también elimina toxemia. Es decir, adelgazar, también es depurar.

Tu Energía Vital que no es más que la energía de la que dispones, se reparte principalmente en tres grandes procesos orgánicos: en el proceso digestivo y metabolización de nutrientes;  en el área relacional que tiene que ver con trabajo, ocio, relaciones….) y en los procesos de depuración y regeneración que ocurren principalmente durante la noche.

Recuerdo el caso de una chica que decidió realizar una cura depurativa para eliminar kilos y toxemia. Establecimos como posible objetivo perder 7 kilos en 3 meses algo, que a priori, no parecía demasiado complicado de conseguir.

Comenzamos el tratamiento y fue perdiendo peso y ganando energía a medida que avanzábamos. Habíamos conseguido bajar 4 kilos en un mes y de repente, la pérdida de peso se estancó. Su cuerpo seguía con síntomas de la propia depuración pero, no conseguimos bajar apenas unos gramos, en las semanas posteriores. Después de examinar su situación personal nos dimos cuenta de cual era el motivo por el que esta pérdida de peso se había estancado. ¿Quieres saberlo?

Te lo cuento todo en el siguiente vídeo.