Estas patatas de boniato son una alternativa más colorida a las patatas tradicionales. El boniato presenta ciertas ventajas respecto de su prima la patata.

Nutricionalmente, el  boniato tiene un 50% más de fibra, mayor contenido en Vitamina A, de ahí su color anaranjado, y una concentración mayor de vitamina C y B.

El secreto de esta receta es estar pendiente del horno y no pasarte de tiempo, si no, se quedarán demasiado blandas. Buen provecho!

Patatitas de boniato al curry

Ingredientes:

1 boniato grande

1 cda de cúrcuma

1 cda de curry

6 granos de pimienta negra machacados

1 cda de levadura nutricional

Una pizca de sal

1 cdta de ajo en polvo

2 cdas de aceite de coco líquido.

Para el Vegalioli

1 vaso de aceite de oliva PPF

½ vaso de leche de almendras

sin azúcar

2 dientes de ajo

Romero, perejil, tomillo

Una pizca de sal.

Preparación:

Precalienta el horno a 200º con la bandeja que vayas a utilizar dentro.

Corta el boniato en forma de patatas fritas. Colócalo en un bowl y añade la cúrcuma, el curry, la pimienta, la sal, la levadura nutricional, el ajo en polvo y las dos cucharadas de aceite de coco en su forma líquida. Remueve bien con las manos. Saca con cuidado la bandeja del horno, y fórrala con papel para hornear. Coloca las patatas de boniato y hornéalas a 180º durante 15’. Cuidado de no pasarte con el tiempo ya que si no, quedarán muy blanditas.

Prepara el vegalioli colocando en el vaso de la batidora la leche de almendras, el aceite de oliva y los ajos. Bate con las cuchillas bien pegadas al fondo y sin mover a toda velocidad. Una vez emulsionada, añade las hierbas y la sal y vuelve a batir. Debe quedar una salsa fina, no demasiado espesa. Sirve el vegalioli acompañando las patatas Verás como la mesa se pinta de colores!!!.