Muy buenos días.

Después de un breve paroncito rescatamos al 4 ladrón intangible de tu energía vital. Y este, al igual que los anteriores, puede suponer una grandísima fuga que literalmente despilfarre tu energía.

¿Cuántas veces te has visto obligado a realizar algo con lo que realmente no estas de acuerdo?. Y no me refiero a las obligaciones laborales con las que debes cumplir. Me refiero a otro tipo de situaciones donde por no desagradar, por no resultar un borde ó por lo que puedan pensar, claudicamos a los mandatos del Ego.

No, No, No… como decía Amy en aquella famosa canción…pero….¿Por qué nos cuesta tanto?

Has de saber que decir que NO con cierta frecuencia, te entrena como cuando vas al gimnasio. Al principio y si tu problema son los límites, puedes sentirte bastante incómodo/a al tratar de establecerlos. Compáralo con hacer abdominales. La primera vez eres incapaz de cumplir con las tres series pero a medida que te entrenas, vas superando las limitaciones iniciales y dejan de resultarte tan desagradables. Ocurre exactamente lo mismo cuando decides sacar tu NO a pasear. Cada vez que dices NO, puede que estés diciendo SI a lo que realmente es importante  para Ti.

“Lo Siento pero no puedo”. Repite esta frase mentalmente y ahora, visualiza una situación en la que puedas ponerla en práctica. ¿Cómo te sientes?.

¿Por qué es tan difícil establecer y respetar mis propios límites?. En este cajón desastre de respuestas entra casi cualquier cosa: por lo que puedan pensar de mi tanto para bien como para mal; por sentirme útil; por miedo a sentirme solo; por seguir siendo la “niña buena”; por no sentir el vacío que puede haber en mi vida; por costumbre; por inercia; por qué la soledad y el silencio me afixian y un etc, casi infinito…

¿Qué crees que puede pasarte cuando dices NO?. Obviamente el de enfrente puede molestarse máxime, si le tienes acostumbrado a todo lo contrario pero…¿sabes qué? es IMPORTANTE que aprendas y te entrenes en decir que NO. Cuando lo haces, realmente dispones de más tiempo de calidad para hacer o no hacer lo que te venga en gana. Respetando tus propios limites no caes constantemente en la autoexigencia a través de la exigencia del otro.

Cuando comiences a decir NO, verás en el otro que las razones que le llevan al enfado la mayoría de las veces ni siquiera son realmente importantes y, tienen mucho que ver con sus propias circunstancias. Es probable que toque con la frustración, el rechazo ó la soledad fruto de tu negativa manifestándose a través del enfado y todo esto, no tiene absolutamente nada que ver contigo. Es importante que lo entiendas por que en la medida que seas capaz de desapegarte de esta responsabilidad asumida, te será mucho más fácil establecer tus limites diciendo claramente y sin titubeos No.

Recuerda es su responsabilidad y no es tu problema.

Siempre y cuando lo que se juega no sea verdaderamente importante, y no sientas que realmente la circunstancia exige que estés presente, cuestiónate antes de decir que SI al de enfrente, que no te estés diciendo NO a ti mismo. Al menos toma conciencia aunque al principio aún, no seas capaz de decir NO. Tomar conciencia es siempre el primer paso para que se produzcan los cambios.

Y a la inversa. Cuando el de enfrente te dice NO mira a ver que te sucede….¿te sientes rechazado? ¿frustrado? ¿enfadado? ¿sólo?.  Si es así, valora si lo que demandas es realmente importante para ti. Si efectivamente lo es y sigues encontrando una negativa quizás, te estés dirigiendo a la persona equivocada y puede que esta situación te esté aportando nueva información. Pero si realmente no es importante y conectas con alguna de estas emociones, entonces creo que tenemos algo en lo que trabajar ¿no te parece?.

Has de saber que aceptando todo aquello que el de enfrente te demanda, no te estás haciendo ningún favor pero es que, tampoco se lo estás haciendo a él/ella…..

¿Sabes decir que no?. Te recuerdo que hace un puñado de años, cuando eras chiquitito,  lo decías alegremente a diestro y siniestro. Entonces tu Ego no tenía cabida y tu sentir y expresión iban de la mano.

Si te cuesta decir que NO, repasa esta lista:

  1. Reconoce que tienes derecho a decir que No. Decir que no en ocasiones, no es un capricho, es una verdadera necesidad.
  2. Comunica asertivamente tu negación. Se respetuoso con la persona que tienes ante ti.
  3. Acepta que el de enfrente pueda enfadarse. Al igual que tu tienes todo el derecho a decir que NO, el/ella tiene todo el derecho a molestarse con su negativa. Su reacción no depende de ti, pero si depende como te afecta.
  4. Acepta que decir que no, puede tener una serie de consecuencias.
  5. Acepta por fin!, que no puedes agradar a todo el mundo!

Recuerda esta gran frase de Grandi:

“La Felicidad se alcanza cuando lo que uno piensa, lo que uno dice y lo que uno hace está en completa armonía”, o sea, lo que hacías cuando eras un niñ@!.

Coherencia por favor!!!.

Para finalizar: Ten en cuenta que en ocasiones la Vida te pedirá estar presente en determinadas circunstancias pero en otras tantas, no somos realmente necesarios y solemos perdernos entre lo que deberíamos y lo que realmente sentimos y queremos. Por favor, que esta newsletter al menos sirva para que la próxima vez que todo tu ser te diga que NO y sólo tu mente se interponga, al menos pares a escucharte. 

Hasta aquí el 4º ladrón intangible.

Te dejo el link a los 3 ladrones anteriores, para que no los pierdas de vista y andes bien atent@!.

Los 5 Ladrones Intangibles de Tú Energía Vital: 1. Buscando la Aprobación de los demás

Los 5 Ladrones Intangibles de Tú Energía Vital: 2. Aceptación de lo que no depende de mí.

Los 5 Ladrones Intangibles de Tú Energía Vital: 3. Autoexigencia / Perfeccionismo

Y con la vídeo receta de este Viernes!!!

https://www.entierradeeva.com/hummus-de-tomate-seco-y-albahaca-listo-en-5/

Feliz San Juan!