Buen día compañero de viaje….¿como van las vacaciones?….

Hablando de vacaciones…quiero compartir contigo una anécdota curiosa que sólo puede sucederte cuando te alimentas de forma diferente. No sé si sabrás,  que hace muchísimo tiempo dejé de consumir alimentos de origen animal, es decir,  mi alimentación es vegana hecho que sin duda, ha marcado un antes y un después en mi vida…
El pasado Miércoles fuímos a recoger a nuestro pequeño después de pasar unos días en la playa con sus abuelos, concretamente muy cerca de Campello en Alicante.

Después de nuestro ansiado encuentro y habernos refrescado en el mar,  se acercaba medio día y fuimos a tomar el tradicional aperitivo.

Tipicamente nos sentamos en una terraza y esperamos a que el camarero nos tomara nota. Después de pedir las bebidas nos preguntó que nos apetecía comer. En este punto y tras muchos avatares, tengo que confesarte que mi actitud es de absoluta resignación y, con un poco de suerte,  podré disfrutar de unas humildes aceitunas que a mi personalmente me encantan. Las demás personas allí presentes mostraron su preocupación por lo que yo pudiera comer, informando al camarero que yo era vegana  y que si había algo que pudieran ofrecerme. El camarero aún siendo un chico joven y español, no pareció entender a que se referían y mi compañero pacientemente,  pasó a explicar con sumo detalle en que consistía. Para cuando terminó,  yo tan solo añadí lo que suelo decir siempre para intentar reducir al mínimo el margen de error: “nada que se desplace”. El camarero incrédulo por haberse encontrado por lo que debía ser la primera vez en su vida con una “persona vegetariana/vegana,  me miraba con ojos como platos…y sintiendo su preocupación por no saber que ofrecerme…le dije con suavidad….”un platito de aceitunas estaría perfecto”….a su cara de alivio le siguió un leve suspiro…..pero cuál fue mi sorpresa!!, cuando deposita con sumo cuidado el platillo de olivas a mi lado, veo que efectivamente son aceitunas, pero rellenas de anchoa!!!!. Opté por no decir nada, y conformarme con mi bebida, que al menos estaba fresquita.

Y llega la segunda parte…..

Mi padre, se había tomado la molestia de buscar un restaurante donde ofrecieran opciones vegetarianas, y al parecer dio con uno cerquita de donde estábamos. Acabamos nuestro “aperitivo” y nos fuimos a comer.

Llegamos al local, nos sentamos en la mesa que tenían reservada para nosotros y el camarero otro chico joven,  nos relato lo que había ese día en el menú. Pedí una ensalada y una parrillada de verduras, que tengo que decir disfruté enormemente gracias en parte al hambre acumulada del sitio anterior.  Cuando ya casi estábamos terminando, el cocinero, un chico aún más joven, salió, se acerco a la mesa y me pregunto tímidamente ¿eres vegetariana?, en realidad mi alimentación es vegana le dije, a lo que abrió  todavía más los ojos que el camarero anterior. Me respondió con un  “ENHORABUENA”, yo llevo mucho tiempo intentando dejar de comer algunas cosas pero me cuesta mucho, sobre todo dejar de comer pollo que me encanta!.
Después de charlar un rato con él, volvió a su cocina y cuando me levanté para ir al lavabo, escuché como le susurraba a una compañera: “es vegana”. Al oír este comentario no pude evitar sonreír pensando: “Ay que ver lo que da de sí, comer de forma diferente”.

A puntito de marcharnos, decidí avisarle para despedirme y ofrecerle humildemente mi ayuda en su propio proceso de transición. Nos dimos un gran abrazo. Me pareció que llevaba tiempo buscando algo que al parecer había encontrado. Algo que necesitaba escuchar….

Salí de allí pensando lo curiosa que puede resultar la vida, en menos de un par de horas acaban de ocurrirme dos anécdotas totalmente opuestas y ambas relacionadas con la forma de alimentarme. Me pareció más que significativo y en ese mismo momento anoté en mi agenda “Tema para la próxima newsletter”.

Lo mejor que puedes hacer cuando decides incorporar cambios en tu alimentación, es mantener siempre una actitud abierta y positiva y sobre todo, ser fiel y consecuente con tus propias decisiones. La Vida siempre te guarda sorpresas!!!

 

Me gustaría recordarte desde aquí, que ya tienes disponible para descargar a todo color y con todo lujo de detalles….El seminario online “Dulce y Salado : Patés y Helados”…crudiveganos, que con tanto gusto he preparado para ti.
Una vez realizado el pedido, recibirás en casa el pdf con todo el contenido del seminario y por supuesto, el acceso las 9 videos que sin duda revolucionaran tu recetario!. El precio? tan fresquito como darse un buen chapuzó en el mar!..entra y descúbrelo!!!….

http://Seminario Dulce y Salado….

Seminario Dulce y Salado