Tanto a lo largo de mi recorrido profesional como en mi camino personal, he podido comprobar constantemente como tendemos a buscar los remedios a nuestros males de puertas hacía afuera y, pocas veces nos paramos a pensar que el gran poder de curación lo encontraremos precisamente de puertas hacia dentro. Ahí habita tu Mejor Medicina!

Muy buenos días!.

Al igual que tú, he visto armarios en cocinas cuyas estanterías bien podrían pertenecer al mobiliario de una farmacia ó herbolario según nos decantemos por unos remedios u otros. Es pavorosamente común escuchar:” tomo esto para…y esto otro para ….”, gastando cantidades ingentes de dinero y tiempo medicándonos y multivitaminándonos gran parte de nuestra vida. Es el sin sentido de nuestra era moderna!.

¿Y si te dijera que en la mayoría de las ocasiones no necesitas tomar absolutamente nada?. ¿Qué pensarías de mi?. Que eso es imposible y voy de hippie por la vida, que lo que te cuento no tiene base científica, que yo no soy médico (ni quiero serlo) al menos no de los de la bata blanca y, por tanto carezco de credibilidad. Libre eres de catalogarme a tu antojo pero…. ¿de verdad crees que realmente los fármacos (del tipo que sean) tiene la capacidad de curarte?. Quítate de una vez la venda de los ojos!. No hay nada ahí afuera que pueda curarte.  El único que realmente puede sanar aquello que puede ser sanado (sin tener en cuenta amputaciones y radiaciones), es tu propio organismo y no hay más….Todo lo demás se sustenta en mensajes marketinizados, compuestos de manera excelente para conseguir que así lo creas.

El ranking de uno de los fármacos más vendidos en España según un estudio de la OCU es el omeoprazol. De hecho, es la segunda molécula más prescrita en España, por detrás del paracetamol. No es de extrañar que ocupe este puesto cuando el médico de familia te lo prescribió allá por el año 900 D.C.  y  a día de hoy, en el 99,9 de los casos, aún no te ha citado para retirártelo, cronificando así, a millones de personas en todo el mundo y, me quedo corta.

El omeoprazol según la medicina alopática, es recomendable en casi todas las afecciones estomacales, sobre todo en aquellas que tienen que ver con la secreción gástrica. Seguro que muchos de vosotros habéis optado por no seguir tomando fármacos, buscando distintos remedios para las mismas afecciones en boticas y herbolarios como el zumo de aloe vera, la infusión de regaliz, la camomila, el zumo de col, las enzimas digestivas, etc….Si bien es cierto que estos remedios no conllevan los efectos secundarios que los primeros, no sería honesto conferirles la capacidad de curar. Pueden ayudar en determinados procesos pero créeme curar no curan.

Este supra consejo que estoy a punto de darte, serviría prácticamente para todas las afecciones con las que día a día tenemos que lidiar y, muy especialmente, para todas las afecciones digestivas que parecen ser las protagonistas indiscutibles de los males de nuestra era, de ahí precisamente, que el omeoprazol sea uno de los fármacos más vendidos. Sandez, está haciendo el negocio del siglo con todos nosotros y, esto si que es verdad verdadera.

Ninguna medicina es tan poderosa como la que llevas dentro de ti. Tu Mejor Medicina es el barbecho.

Deja de conferir un poder que no tienen a todo este tipo de sustancias y escucha atentamente lo que quiero decirte y, que no me canso de repetirte.

Si has llegado hasta aquí y aún no has cerrado esta newsletter, entonces estás preparado para escuchar que:

“El único que tiene la capacidad de curarte es tu propio organismo”. Sólo Él posee la inteligencia y la información necesaria para poder restablecer el orden y el equilibrio. Tú única responsabilidad, es responsabilizarte y proporcionarle las condiciones favorables para que el solito desencadene el proceso curativo. Puedo decírtelo más alto, cosa que igual daría, pero más claro ya no!.

“EL ÚNICO QUE TIENE LA CAPACIDAD DE CURARTE ES TU PROPIO ORGANISMO”

Lo sé, no consumir absolutamente nada para curarte suena raro y atenta contra las leyes de nuestra sociedad de consumo pero, es una verdad absoluta. 

Y quizás algunos de vosotros cierren el correo después de leer el párrafo anterior y como bien dice el refrán: “no hay más ciego que aquel que no quiere ver, ni más sordo que aquel que no quiere escuchar” pero si sigues aquí conmigo, entonces estás muy cerquita del punto de partida. Si comienzas a entender que la enfermedad siempre se presenta para básicamente decirnos que por ahí no vamos bien y, que debemos reajustar aquello que sea necesario, te doy mi más sincera enhorabuena ya que todos los cambios comienzan por un único y poderoso paso: La Toma de Conciencia.

Barbecho es descanso. Descanso es parar. Descanso es ayunar ya sea a través del ayuno intermitente ó, el ayuno integral durante un tiempo determinado.

Y, no hay más ciencia, ni más misterio. El Ayuno obra milagros, dónde le Milagro puede realizarse.

Y, si has llegado hasta aquí, quizás te interese saber un poquito más al respecto en el siguiente post donde te hablo precisamente de los ayunos intermitentes.

Cómo recuperar tu Confort Digestivo

Espero de corazón que la información que acabas de leer te haya resultado útil. Si es así, házmelo saber en los comentarios. 

Me despido de ti, deseándote una Feliz Semana Festiva!.

Descansa y Disfruta!.

Con todo mi cariño,

Eva.