Una dieta depurativa no debería hacerse en cualquier momento ni de cualquier manera.

Respetar estas pautas pueden marcar la diferencia.

Si eres mujer y alguna vez en tu vida te has embarcado en el apasionante viaje de las curas o dietas depurativas y quizás, no descartas volver a repetirlo en un fúturo próximo más, que el método empleado, te interesa saber que no deberías hacer nunca en una dieta depurativa.

Cuando hemos tomado la decisión de someternos a este puntual régimen alimenticio, solemos escoger una fecha, un método, planificamos unos días de duración y, lo señalamos en el calendario, todo necesario e imprescindible pero, te olvidas de algo casi o tanto más importante…..La entrada y la salida.

Entrar correctamente y salir igualmente, determinará incuestionablemente el éxito de la misma.

Es una irresponsabilidad (fruto del desconocimiento), no preparar al organismo unos días e incluso semanas antes, dependiendo de cuán tóxicos están nuestros cuerpos, prevíos a la depuración.

Para que puedas hacerte una idea más clara, a continuación verás el esquema que suelo seguir a pies juntillas conmigo misma y con las personas con las que trabajo.

Esquema Dieta Depurativa:

Entrada: 6 días aproximadamente.

Días de Depuración Máxima: de 5 a 10 o, incluso más.

Salida: 4 / 6 días aproximadamente.

Implementación de nuevos hábitos: 7 / 14 días.

Previo a los días que dedicamos a entrar y, a través del trabajo en consulta, establezco unas pautas aún más especificas para la persona en cuestión.

¿Por qué es tan importante tener en cuenta este esquema?

En cuantiosas ocasiones me he encontrado con mujeres que quieren o necesitan hacer una depuración guiada y, admiten con algo de vergüenza que, o bien el día previo a la dieta o bien una vez finalizada ésta, se dan el atracón padre.

No preparar al organismo puede tener consecuencias muy desagradables que son totalmente evitables y que expirementaremos desde el primer día de depuración, prolongándose más de lo necesario.

Para prepararnos física y mentalmente, deberíamos ir poco a poco aliviando carga digestiva, ver como nuestro organismo va respondiendo y así, seguir avanzando según nos vayamos sintiendo.

De igual forma, una vez decidamos finalizar, deberíamos ir introduciendo los alimentos muy poco a poco para dar tiempo y espacio a que todo nuestro sistema digestivo funcione con normalidad.

Depurar, no es solo perder peso y eliminar toxemia. Puede ser muchísimo más que eso.

Embarcarte en este proceso, puede ser una experiencia que marque un antes y un después.

Durante una depuración, sobre todo en ayunos ó donde restringimos los alimentos considerablemente, no sólo se remueve toxemia física, también los nudos emocionales o situaciones enquistadas tienden a movilizarse en estos procesos y es importante, contar con la ayuda de un profesional que sostenga y recoja todas estas impresiones.

Nunca deberías entrar radicalmente en un proceso de estas características. Es una lócura para el propio organismo imponerle artificialmente de la noche a la mañana, un Detox, sea cual fuere.

De igual forma y una vez finalizado, deberíamos salir muy poco a poco observando nuevamente las posibles reacciones y así, evitaremos el posible efecto rebote de:

ahora voy a comerme todo lo que no me he comido en este tiempo”.

Enero y Febrero, Abril y Mayo, Septiembre y Octubre son los meses óptimos para realizar este proceso. Con esto, no quiero decir que el resto de meses del año no se pueda o deba hacerse pero por nuestros biorritmos, éstos prevalecen por encima de los demás.

Las curas depurativas y ayunos, son la manera más eficaz de recuperar y mejorar la salud a todos los niveles. Es la vía orgánica y natural en que la Naturaleza cura y repara. Así lo siguen haciendo todos los animales y creéme que en este sentido, ellos son más inteligentes que nosotros.

Que sea una magnífica o mala experiencia dependerá en gran medida de como te preprares física y mentalmente, antes, durante y después.

Si sigues dándole vueltas y no terminas de decidirte, estaré más que encantada de escucharte. Puedes rellenar el siguiente formulario y tras unos, días contactaré contigo.

Tu Nombre (*)

Tu Correo electrónico (*)

Cuéntame un poquito sobre ti

Te veo del otro lado!.

Con cariño,

Eva.