Buenos días gente bonita!.

¿Cómo ha ido la semana?.

Quizás, el título de la Newsletter de hoy te dé una ligera idea de como ha ido la mía.

Como adelanto te anticipo que me ha tocado lidiar con la frustración y la rabia, con el egoísmo y la poca empatía y con un cansancio, casi llevado al extremo.

¿Esta ahí?…Necesito desahogarme.

Hoy te muestro mi lado más vulnerable, más humano, sin ningún miedo a lo que pueda parecerte ya que, por encima de todo, siento que mi vivencia puede resonarte y lo que deseo transmitirte es que esto no sólo te ocurre a ti.

Cada Domingo por la tarde, trato de organizar mi agenda y hacer una composición de lo que será mi semana conciliando cuidadosamente el tiempo entre mi vida profesional y familiar.

Actualmente, son contadas las horas que puedo dedicar a este proyecto personal/profesional para hacer navegar este barco y conseguir que En Tierra de Eva, llegue cada vez a más gente.

Si algo se tuerce de Lunes a Jueves, estoy literalmente “J…” y la soga comienza a coquetear con mi cuello.

Han cantado Bingo!. La Señorita de la última fila, aquella que es mamá de dos chiquitines y pareja (el poco tiempo que le resta), si, si, Eva, es Usted! Acérquese.. El Premio Gordo es una varicela y dos virus estomacales!!!. Enhorabuena!!!.

Efectivamente, dos virus estomacales y una varicela se han sumado a la ya apretada agenda semanal!.

1º Afectado: Alay, el benjamín de la familia. Un par de noches devolviendo y aún con diarrea por qué, se empeña en seguir comiendo aceitunas. Y no es por que yo se las dé, es que el solito se las ingenia para abrir la puerta de la nevera, localizar el tarro donde se encuentran y, zamparse unas cuantas de golpe por si acaso, intuyendo que aquello no debe estar del todo bien. Mi consejo: Nunca subestimes las habilidades de un bebé de 20 meses….

Seguidamente y 2º Afectado: Ian, su hermano mayor de 6 años. Varicela!!. “Mamá me pica” no es el hit del próximo verano, es la frase que ha martilleado mis oídos durante 48 horas (día y noche). Eso si, ahora puedo decirte que estoy preparada para combatir los picores sin necesidad de recurrir a ningún tipo de fármaco. Mi casa estos días, se ha convertido en un campo de investigación. Tanto es así, que hasta estoy pensando hacer un vídeo tutoríal sobre como combatir los ardientes picores variceriles, sin morir en el intento!.

Y turno seguido, 3º Afectado: Mr. Compañero, virus estomacal con vómitos alocados y diarrea incontrolada, que le ha tenido postrado en cama más de 48 horas.

Todo esto, sin abuelos cerca,  en escasos 3 días y todo juntito, Oh Yeah!!

Esta situación a pesar de ser “intensa”, no tendría que haberme afectado como lo ha hecho, si al menos, por la noche hubiera podido dormir. Nuevamente y ante estas circunstancias se hace fluorescentemente latente lo importante que es descansar.

Y de ahí, derivan todas las emociones negativas con las que he tenido que lidiar:

Frustración y Rabia por ver como una semana más, no podría cumplir con los objetivos laborales que me había propuesto.

La poca empatía y el egoísmo supino para con los afectados, no hace que me sienta orgullosa de mi. Sé, que podría haber atendido a mis hijos y a mi compañero muchísimo mejor de lo que lo he hecho, pero esa nube negra encima de mi cabeza no me dejaba ver más allá.

Con todo y con esto, siento un profundo perdón para conmigo. Me perdono y esto ha de servirme para tratar por todos los medios de hacerlo mejor la próxima vez. Ellos y yo misma lo merecemos.

Pero… ¿Como?. Descansando y acumulando toda la energía que me sea posible.

Mis aliados especialmente y bajo estas condiciones: una alimentación a base de frutas y frutos que no necesite disponer de toda mi energía a nivel digestivo, exponerme a la luz del Sol aunque sea un par de minutos para cargar las pilas, escuchar música que ayude a relajarnos, descansar a ratitos aunque no duerma. Y, por encima de todo, aprender a priorizar lo que realmente es importante y esto último, lo es mucho más  que poner la lavadora, barrer el salón,  fregar los cacharros y tender la ropa.

Te pregunto directamente…¿eres capaz de estar sentad@ descansando sabiendo que tienes un montón de tareas domésticas que realizar?. Pero… ¿Por qué diantres no somos capaces de  considerar que descansar es lo verdaderamente importante?. ¿De qué me sirve tener todo en orden si en mi mente agotada reina un KAOS absoluto?. Quizás, esto sea un reflejo del escaso valor que le otorgamos a nuestro cuerpo, cuerpo al que exigimos constantemente.

¿Sientes que si estás sentado en el sofá sin hacer nada….estás perdiendo el tiempo?

¿Eres una máquina de ejecución y te pasas el día realizando tareas?

¿Tu mente no para de enumerar todo lo que está pendiente de hacer y eres incapaz de desconectar?

A pesar de sentirte agotad@..¿sigues hasta que hayas terminado hasta el último de tus deberías?

Si, si, si y si….es tu respuesta, déjame decirte que hay un pequeño desajuste en la balanza inclinándose ligeramente hacía la polaridad masculina en detrimento de la femenina. Ésta última, destaca por la capacidad de entrega y aceptación; por la paciencia, la inacción, la confianza, el fluir, el ocio y la intuición entre otros. Y la misma Vida, con toda su sabiduría, se encargará de colocarnos justo en el centro de situaciones donde no nos quede más remedio que trabajar y poner en práctica todas estas cualidades con el fin de equilibrar estas dos polaridades. Y si seguimos sin aprenderlo, ten por seguro que seguirán apareciendo.

¿Para qué todo a la vez?

Precisamente este es el motivo de querer compartir contigo mi propia vivencia y experiencia.  Para qué podamos entender que las cosas suceden siempre por algún motivo y que como humildes y pequeños seres humanos que somos, bajo presión no somos capaces de ver y su entendimiento se nos escapa. Y es posible, que según en la situación personal en la que te encuentres, esto que te cuento para ti sean pequeñeces. Discúlpame entonces por haber hecho un mundo de algo, que verdaderamente no lo es.

En cualquier caso, me ha encantado poder escribir y compartir esto contigo independientemente de que hayas ó no llegado hasta este casi penúltimo párrafo. Sólo plasmarlo en este papel digital está siendo francamente liberador.

Y, mientras termino de escribir esta última línea, mi hijo Ian aún señalado por la varicela, ha comenzado con el virus estomacal. Pero ahora voy a tratar de acompañarle ofreciéndole todo mi cariño, que es cómo considero y quiero hacerlo. Las 6 horas de sueño ininterrumpido que he dormido esta pasada noche, no teñirán mi día de negro.

Me despido de ti, dando paso a la Vídeo Receta de este Viernes que hoy más que nunca, he conseguido realizar contra viento, marea, nubarrones y tsunamis!!!. Espero de corazón que la disfrutes.

https://www.entierradeeva.com/berenjenas-y-kale-encurtidas-estilo-en-tierra-de-eva/

Feliz Fin de Semana.

Con todo mi cariño,

Eva.