Muy buenos días!.

Hoy quiero darte a conocer una de las grandes fugas energéticas que aborda la Naturopatía higienista y que a menudo pasamos por alto ya que, ni tan siquiera somos conscientes de ello. Estoy segura, de que en más de una ocasión, habrás escuchado aquello de “cerrar círculos” y quizás, no termines de entender de que se trata.

Cerrar círculos, no es más que poner punto y final a aquellos asuntos pendientes que llevan persiguiéndote más de media vida. Son aquellos que al traerlos al momento presente mediante el recuerdo de una vivencia, nos generan un gran malestar que puede estar acompañado de ansiedad, asfixia, desazón, rabia, enfado, ira, miedo…. Situaciones normalmente asociadas a personas muy cercanas, que no terminamos de entender y que en su momento tuvieron un gran impacto sobre nosotros.

Aclarado esto, tener en nuestra vida círculos abiertos o asuntos pendientes con el pasado, es comparable a tener una herida abierta por donde a chorros se escapa la sangre. A esto me refiero con que es una de las grandes fugas energéticas por qué persisten y nos acompañan hasta que, somos conscientes de que algo no va bien.

Para poder perdonar y por fin aceptar (aunque no entender) aquello que nos ocurrió, antes deberemos enfrentarnos cara a cara con el asunto en cuestión. Lo sé, soy plenamente consciente de que hay algunos temas que es mejor no desempolvar y, si éstos no suponen ningún problema para ti, no seré yo quien te insista. Pero si muy al contrario, éstos se acompañan de algún tipo de malestar entonces querid@, tenemos la obligación de hacer algo al respecto o, continuaremos sobreviviendo en lugar de vivir.

Tener una fuga constante de energía con el tiempo implica agravios fisiológicos que se manifiestan sobre todo en el aparato digestivo, hígado y vesícula. Créeme cuando te digo, que en un significativo número de personas con las que he tenido el enorme placer de trabajar y ayudar y que principalmente padecían problemas a nivel digestivo si no en primera instancia, al ir avanzando en la terapia, finalmente el ó los asuntos pendientes terminaban por escupirnos en toda la cara.

Actualmente, estoy trabajando con una gran mujer protagonista obligada de una dura infancia que gracias a su enorme valentía, está realizando un increíble trabajo precisamente, cerrando sus propios círculos. A través de la terapia higienista, hemos encontrado la vía para que pueda canalizar y dar luz a todo aquello que literalmente la estaba minando a nivel físico y emocional. Con tan solo un mes y medio de tratamiento, ha dado un cambio significativo a muchos niveles pero sobre todo, las molestias estomacales e intestinales que venía padeciendo desde mucho tiempo atrás, prácticamente han desaparecido. Obviamente el cambio en la alimentación juega un papel crucial pero te aseguro que esto no sirve de mucho, si su particular herida sangrante no termina de ser suturada. Abordar al ser humano como un todo, es el éxito que garantiza la Naturopatía Higienista. No hay ningún  secreto oculto, es puro sentido común.

Ahora que has llegado hasta aquí y mientras leías, quizás te hayas sorprendido descubriendo que efectivamente tu también tienes círculos por cerrar pero y te estás preguntando cómo hacerlo. Tranquil@ que para eso estoy yo hoy aquí, para revelarte precisamente cómo yo lo hago.

Hay muchas maneras de poder cerrar un tema pendiente, tan solo tienes que encontrar la tuya. Para que puedas poner un firme candado sobre ellos, he creado la siguiente hoja de ejercicios que puedes descargarte gratuitamente en el siguiente enlace. Un documento que te servirá de guía para que por fin puedas exteriorizar aquello que vienes arrastrando desde tiempo atrás.

Descarga aquí tu hoja de ejercicios

¿La tienes?. Estupendo!. Ahora me encantaría saber que opinas de todo esto y, si realizas este viaje interior mediante la hoja de ejercicios, me gustaría que compartieras conmigo cómo te has sentido después de hacerla. El lugar para los comentarios (justo un poco más abajo), es el sitio perfecto para que me cuentes de ti y tus círculos pendientes.

Nos vemos en una semana y si no, nos escribimos ;)!.

Te deseo como siempre un Feliz Fin de Semana bien merecido.

Con cariño,

Eva.