¿Cansado de sentir que siempre piensas en comida?

¿Lo primero que haces al llegar a casa es comer?

¿Sufres alguna enfermedad directamente relacionada con la manera en que comes?

¿Estás harto de vivir como un péndulo adelgazando y volviendo a engordar?

¿VIVES PARA COMER?

Aún si tus respuestas han sido Si, te deseo muy buenos días ya que, sigues teniendo el gran poder de cambiar aquello que no te gusta!.

Muy buenos días!.

Soy consciente, llevas media vida peleándote con la comida y con la báscula y no consigues entender para qué. Sabes que algo no va bien pero no entiendes por qué repites esta conducta una y otra vez. Sufres de diabetes tipo II, hipercolesterolemia, sobrepeso o alguna otra enfermedad ocasionada por exceso de alimento. Haces dieta, te estableces en un peso adecuado y al cabo de un tiempo vuelves otra vez a la misma situación ó incluso peor que cuando empezaste!. Y para colmo, ni estando algo más delgada eras feliz por qué no conseguías olvidarte de la comida!.

La Comida debería de ser sólo eso….Comida!.

La Comida ahora es vacío, soledad, depresión, frustración, agotamiento, tristeza, celebración y encuentro, por citar algunas.

¿Te has parado a pensar que esta relación con la comida pudo comenzar a gestarse aún cuando eras muy pequeñito?.

El primer paso para normalizar esta relación con la comida es IDENTIFICAR que emociones, estados o conducta, tratamos de tapar, evadir, ó repetir una y otra vez a través de la comida. Este es el primer paso para desenudar la madeja. IDENTIFICAR ES LA CLAVE.

¿Y como lo consigo?

Dejando de comer…Es la única manera en que, al dejar de acallar lo que tu cuerpo y alma quieren decirte con la comida, dejes que tus emociones encuentren la vía para poder expresarse. LA ÚNICA. Para ello, tienes una valiosa herramienta que puede ayudarte enormemente a IDENTIFICAR. Un Ebook con “5 Claves para dejar de comer compasivamente” que puedes descargarte en el siguiente link totalmente gratuito https://mailchi.mp/entierradeeva.com/elteeh3nhm y que, junto con el siguiente vídeo, armarán una base sólida para que por fin, puedas sanar tu relación con la comida y comiences a establecer pautas mucho más saludables contigo mism@.

Y ahora si, vamos a ver para qué estas utilizando la comida…

1.LLENAR VACÍOS. Cuando nuestras necesidades básicas de AMOR y PROTECCIÓN no fueron cubiertas desde bien pequeños ya sea por qué esto realmente fue así ó, por qué esta fue la manera en que nosotros lo percibimos, necesitamos buscar como compensar y cómo llenar estos profundos huecos. El Amor de Mamá en los primeros años de nuestra existencia es Vital y, precisamente esta falta de AMOR parcial ó total genera un profundo agujero en nuestra ALMA. Esta sensación de vacío que se siente en el estómago y el malestar que esto genera, es lo que nos empuja a paliar por una lado, precisamente el malestar y por otro, a desconectar de esta sensación ahogando su mensaje con la comida.

La profunda conexión del bebé con su madre se da de manera oral, cuando esta lo alimenta bien con el pecho o con el biberón. Estos momentos están cargados de ternura, mismos, abrazos, caricias y contacto. Estas sensaciones aunque no podamos recordarlas, impregnan todas nuestras células, toda nuestra piel. No es de extrañar que cuando nos sentimos inseguros, indefensos, con miedo, vulnerables, busquemos insconscientemente esa sensación de seguridad, plácer y bienestar a través de la boca, con la comida. Esto último nos lleva al segundo motivo:

2. ESCAPAR. Escapar de nuestras propias emociones y las sensaciones que lo acompañan. Los mismos padres por tratar de evitar el sufrimiento del niño que se cae, ó del niño al que han quitado su juguete, en muchas ocasiones la frase que acompaña es “ venga no llores más, vamos a comprar un chupachus” ó, “venga cariño que no pasa nada (cuando si que pasa), vamos a comer unos gusanitos ¿quieres?”. Así, desde bien pequeños aprendemos a relacionar la comida con consuelo. Nosotros los adultos debemos aprender a sostener el malestar del niño producido por una situación y no tratar de desviar la atención de la emoción que acompaña esta vivencia. ¿Se siente frustrado? Bien, la vida le dará grandes dosis de eso. ¿Se siente triste?. Bien, la tristeza y cualquier emoción siempre encierran grandes mensajes. Tratar de huir de la emoción no tiene ningún sentido. Las emociones, forman parte de nuestra naturaleza y siempre nos muestran algo de nosotros mismos, siempre encierran una gran enseñanza.

3. PROTECCIÓN. Muchas personas que han sido víctimas de abusos sexuales ó maltrato, niños que han sido maltratados tanto física como psicológicamente y que no tienen como defenderse, comienzan a crear una capa de protección tratando de proteger su frágil y vulnerable intimidad. La obesidad y el sobrepeso pueden actuar literalmente de barrera en las nuevas relaciones que establecemos ya de adultos. Esta barrera impide de alguna manera, que las personas puedan volver a acercarse para dañarnos de nuevo. Sienten una falsa seguridad traducida en kilos.

4. CÓMO CASTIGO. ¿Has vivenciado en alguna ocasión como utilizamos la comida para chantajear y castigar?. Frases como: “si no te terminas toda la comida, no habrá dibujos animados” ó, “cómete todo para que mamá se ponga contenta”, ó “si te lo comes todo eres un campeón”. Vamos a ver cuál es la lectura que hace un niño mediante la interpretación de un niño, de todos estos mensajes.

-(La comida es algo malo) ya que, si no la termino no puedo ver dibujos.

-Mamá no se ha puesto contenta por que no he comido bien. (La comida es algo malo)

¿si no me como todo entonces ya no soy el campeón de papá y mamá?. (la comida tiene un gran poder)

-Me quedaré canijo por culpa de la comida (la comida es algo malo)

-La abuela está triste por que no he comido bien (la comida es algo malo)

Y así, es como vamos otorgando un poder descomunal a la comida y cómo de adultos podemos utilizar la comida como castigo, tanto con los atracones (bulimia) como en la supresión excesiva de alimentos (anorexia).

5. CÓMO PREMIO. Cuando estamos viviendo una vida cargada de responsabilidades y obligaciones, una vida que por intensa nos desgasta energéticamente, una vida apenas sin descanso dónde hay poco o nada de tiempo para el plácer y el disfrute, podemos entonces utilizar la comida cómo premio a tanto trabajo, a tanto esfuerzo. No es de extrañar cuando de pequeños también hemos escuchado en no pocas ocasiones:

– Si te lo comes todo te doy un postre (Premio)

– Si te lo comes todo bajamos al parque (Premio)

– Cuando recojas tus juguetes te doy un caramelo (Premio)…

Ya ves que la relación que hemos establecido con la comida da para mucho y para poder trabajarla antes,  tenemos que identificar primero y desactivar después este automático.

Pero la buena noticia es que, anque parezca y es algo complejo de trabajar, te garantizo que si realmente quieres por fin sanar la relación con la comida, SE PUEDE!.

No olvides compartir el vídeo si crees que puede servirle a alguien. Creo que la información que encierra es muy valiosa.

Te dejo de nuevo el link para que descargues el Ebook https://mailchi.mp/entierradeeva.com/elteeh3nhm que, junto con el vídeo se complementa a la perfección!.

Nos vemos prontito!.

Con cariño,

Eva.